La Urgencia

No hay nada como romper la dinámica de la clase con un factor sorpresivo que normalmente tiene que ver con un cambio repentino en el espacio o bien de la energía que estemos trabajando .Pero por encima de todo, hay un ingrediente activador que me ha funcionado siempre muy bien en el aula: la urgencia.

Un cronómetro, recordarles la premura por la inminente apertura de puertas para que enteren los padres para ver una clase o muestra o la presentación de un juego en un período reducido de tiempo. Todo esto funciona muy bien con los niños en clase.

Un ejemplo lo encontramos en los match de improvisación (ver capítulo) donde los jugadores/ competidores tienen que resolver y mostrar una escena o situación sugerida en un período reducido de tiempo.

Si ,por ejemplo, estamos trabajando una situación donde tienen que elegir y representar en un minuto una “foto de familia”, el hecho de administrarse el tiempo para ponerse de acuerdo en qué tipo de familia van a mostrar y luego ensayarla hace que se movilicen inmediatamente.

Suelen ayudar mucho unas “palabras mágicas” a modo de recordatorio como son “os quedan treinta segundos” o también “medio minuto de regalo” si no les hadado tiempo.

Ir arriba