La Asamblea

Propongo partir de una premisa en el aula: “Somos una compañía estable de teatro.Nos proponemos hacer algo,no sabemos muy bien el qué, pero queremos intentarlo”.Para ello, lo primero será conocerse y ponerle un nombre a la futura compañía en unas elecciones generales.

Esto suele llevarte una clase porque normalmente se decide el nombre en tercera o cuarta vuelta puesto que en cada vuelta vamos descartando los nombres con menos votos.

Será un voto secreto y con presidente de mesa y vocal que darán cuenta del recuento y lectura de votos. A más de un niño esto les sonará de cuando hayan acompañado a sus padres a votar.

Desde el momento en que el grupo haya decidido por mayoría cuál es el nombre de la compañía, tendremos una institución a la que recurrir para discutir de todas las cuestiones que surjan a lo largo del curso: qué mostramos cada día (ver capítulo Muestras diarias), cómo podemos mejorar la convivencia y buen hacer del grupo en el aula o qué camino coger de los diferentes que se propongan durante el curso.

Esta herramienta básica les servirá a los niños para responsabilizarse de todo lo que suceda en el aula y al profesor para tomar las riendas de la actividad para que no se desboque .Pienso que añadir este componente democrático en el aula es importante pues dota al grupo de un órgano participativo y decisorio con el que los alumnos se sienten partícipes y comprometidos con su propio aprendizaje y no meramente sujetos pasivos en su proceso educativo.

En alguna ocasión en que se estaba desmadrando el grupo hemos tenido que redactar una constitución en las que todos han decidido el reglamento que servirá como código ético durante el curso. Esto que en principio puede ser visto desde fuera como algo aburrido, si es tomado como un juego,le dará una dimensión mayor a la clase pues serán ellos mismos los que hayan reflexionado y redactado esas normas internas de convivencia en el aula.

El objetivo básico a destacar con todo esto es hacer que el curso sea algo vivo y que tenga como meta montarse y desmontarse cada día en función de la inquietud diaria del grupo.

Ir arriba